Últimas noticias

Un esqueleto rema por las calles de Pamplona en protesta por el «abandono municipal» a la reparación de la presa de Santa Engracia

Desde el Club de Remo de Navarra consideran que el equipo de Gobierno de Pamplona «está buscando excusas para no resolver un problema que afecta a la viabilidad de un deporte olímpico en Navarra, haciendo responsables a otros estamentos de las negativas consecuencias que esta no reparación va a traer»

Pamplona-Iruña, 15 de marzo de 2019

El Club de Remo de Navarra, ubicado en la Rochapea, ha sacado a remar estos días por la calle de Pamplona a un «esqueleto» simbolizando la muerte de su entidad para denunciar el «abandono» municipal por la falta de reparación de la presa de Santa Engracia que, pese al compromiso adoptado en su momento por el consistorio, sigue igual 16 meses después de su rotura.

Desde el Club de Remo de Navarra consideran que el equipo de Gobierno de Pamplona «está buscando excusas para no resolver un problema que afecta a la viabilidad de un deporte olímpico en Navarra, haciendo responsables a otros estamentos de las negativas consecuencias que esta no reparación va a traer».

Recuerdan en una carta (que puede leerse  integra a continuación) que «son ya más de 6000 vecinos de todos los signos políticos, e ideologías, los que viendo el estado actual, piden que se repare la presa, y que el río vaya en ese tramo dentro de una ciudad, como lo ha hecho los últimos 700 años» y ae preguntan si «tiene más valor la opinión de los hasta hoy unos pocos, que les gusta el río sin presas».

PRESA de SANTA ENGRACIA SOLUCIÓN

Nosotros no somos técnicos en medio ambiente, ni nos consideramos capacitados para debatir ni sobre las directrices generales europeas, ni sobre la conveniencia o no de presas, y otros elementos en diferentes ríos, y ámbitos geográficos, nosotros pedimos que el estudio se centre al tema que nos atañe, y se limite a la conveniencia o no de la reparación de la presa de Santa Engracia, analizando en concreto las condiciones hídricas de este río dentro en Pamplona, y la situación concreta en la que se encuentra (donde actualmente, y sólo en el término municipal de Pamplona, hay cinco presas más), a sus características físicas de altura, y efectos a todos los niveles que en sus 700 años de antigüedad ha producido, pero no sólo sobre el prisma medio ambiental, sino en lo social, y en otros ámbitos, analizando las consecuencias que su no reparación va a tener para la ciudad, y para los ciudadanos de Pamplona, añadiendo que tanto el tiempo que ya lleva rota la presa, como informes que obran en nuestro poder, desmienten los argumentos que se están esgrimiendo para no reparar la presa, dejando el río en el lamentable estado actual.

Son 145 los Kms. de longitud Arga desde que nace en el Collado de Urquiaga, hasta su desembocadura al río Aragón en Funes, unos más, y otros menos “naturalizados”, por lo que creemos que puede, y debe haber espacio para tod@s, zonas más salvajes, con bosques de galería, y zonas más urbanas, donde la gente pueda disfrutar de su río, navegando con embarcaciones no contaminantes, (piraguas, botes de remo), pescando, nadando en donde la profundad lo permita, o bañándose en las orillas., etc.

Se está manipulando a los vecinos de Pamplona, indicando que las presas afectan negativamente en las crecidas, no siendo así en todos los casos, ni afectando de igual manera en todos los ríos, pues depende de su altura, del régimen hídrico del propio río, etc. A escasos metros de la zona de 700 mts. de agua embalsada que nosotros empleábamos para remar, tenemos una zona “naturalizada” en la zona de San Pedro, y durante estos años, hemos podido comprobar, tal como viene reflejado en el informe de afectación de las presas en las crecidas, que obra en nuestro poder, que es justo en ese punto lleno de árboles, y maleza, donde el río ha dado más problemas, y se ha desbordado en las crecidas, y precisamente es allí donde se han tenido que construir las defensas y motas, y no en la zona de Santa Engracia. Para comprobarlo sólo hay que pasar por el puente de San Pedro, y ver el estado del río, ¿queremos eso para todo nuestro río en Pamplona? Actualmente la vegetación va ganando terreno, quitando espacio al cauce del agua ¿Quién se hará responsable en los futuros desbordamientos que gracias a esta vegetación se produzcan?

En el transcurso del Arga por Pamplona, actualmente son varias las presas existentes que crean unas zonas con aguas embalsadas, y otras sin presas que embalsen el agua, los supuestos beneficios que se aportaría al río, en caso de no reparase, serían limitados al tramo que discurre entre la anterior presa de San Pedro hasta la siguiente presa de San Jorge en cuanto a sedimentos, etc, y en el caso de la Fauna, hemos podido apreciar un notable descenso en la cantidad de ésta, incluso hasta la desaparición de ciertas especies, y que es la propia Federación Navarra de Pesca la que solicita la reparación de la presa, siendo éstos los más interesados en la riqueza de la Fauna de la zona.

Hay un valor, que parece que no se está teniendo en cuenta, y es el sentido común, si son ya más de 6.000 vecinos de todos los signos políticos, e ideologías, los que viendo el estado actual, piden que se repare la presa, y que el río vaya en ese tramo dentro de una ciudad, como lo ha hecho los últimos 700 años, igual es por algo, ¿están todos equivocados? ¿Tiene más valor la opinión de los hasta hoy unos pocos, que les gusta el río sin presas?

A nosotros nos avala que estamos a diario en el río, que son muchas las horas que en él pasamos, remando, corriendo, paseando, limpiando, liberando las obstrucciones que producen las crecidas en el puente del Plazaola, en fin, manteniéndolo en condiciones, y que son ya 50 años los que llevamos altruistamente formando a jóvenes, y no tan jóvenes por medio del deporte, es mucha la gente que ha pasado por nuestro Club, con mejores y peores resultados deportivos, nos hemos formado para desarrollar esta labor de una manera correcta, y responsable, gente que desinteresadamente dedicamos nuestro tiempo de ocio a formar a chaval@s e inculcar valores a través del deporte, congratulándonos el hecho de haber contribuido en su formación como personas.

¿No vale nada la actividad que durante estos 50 años hemos desarrollado?

¿Vamos a permitir que desaparezca de Navarra el poder practicar un Deporte Olímpico?

¿Qué opciones de ocio les damos a nuestros jóvenes para que adquieran valores y cuiden su salud?

En una consulta que efectuamos hace unos meses a uno de los máximos responsables de la CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL EBRO, nos indicaron que normalmente, para casos de reparación de presas ya existentes, y manteniendo éstas algún uso (como lo son claramente el nuestro, el de la FEDERACIÓN DE PESCA, el de impedir que la vegetación reste espacio al cauce, el higiénico de diluir en más cantidad de agua los vertidos indeseados al río, e incluso el estético y paisajístico, impidiendo que se vean los restos, y que el río vaya sin apenas agua en estiaje), suelen aprobar los proyectos de reparación de las presas.

Actualmente, y al amparo de la LEY FORAL 14/2005 del Patrimonio Cultural de Navarra (que ya se empleó en su día en la presa de Elizondo), y debido a las características de esta presa, y a sus 700 años de historia, se podría catalogar esta presa como bien de interés cultural, medida que permitiría al Ayuntamiento disponer legalmente de autonomía plena sobre ella para cualquier tipo de actuación, por otra parte, en el Ayuntamiento dispone de unos partidas de fondos (Inversiones Financieramente Sostenibles), que se adecuan perfectamente a estas actuaciones, por lo que en interés general, y debido al poco coste que supone (recordamos que es una reparación, no una obra nueva), deja al Ayuntamiento prácticamente en la obligación de acometer esta reparación.

Nosotros no entenderíamos que se les diera más importancia a los gustos personales de algunos, y que amparándose en recomendaciones europeas que no tienen nada que ver con nuestro río, se deje al Arga en el estado actual de abandono, dejando escapar por el boquete de la presa, los efectos positivos que para la población de Pamplona tiene el mantener estos 700 mts. con una lámina de agua, para el disfrute del río con diferentes actividades como se hace en otras grandes ciudades, afectando además de a nosotros, a muchos ciudadanos que de no repararse, se van a ver privados de disfrutar de un paseo por un parque fluvial en el que tantos fondos se han invertido.

Son varias las veces, que hemos acudido a diversas Comisiones del AYUNTAMIENTO DE PAMPLONA, y la verdad es que nos quedamos muy preocupados con el destino que le depara al supuesto proyecto de reparación de la presa (y si éste existe, después de que ya llevamos demandándolo varios meses). Sobre esta reparación se va a hacer la consulta a dos estamentos, no sabemos en qué términos se enviará para su análisis, pero mucho nos tememos que no será en sentido muy positivo, sabiendo que el departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento no está muy por la labor, como lo hemos constatado en la reunión que con ellos hemos mantenido, y con el hecho de que después de que ya hayan transcurrido más trece meses sigamos igual.

De una parte está la Confederación Hidrográfica del Ebro, que como ya comentamos, en una consulta que efectuamos hace unos meses a uno de sus máximos responsables, nos indicaron que normalmente, para casos de reparación de presas ya existentes, y manteniendo éstas algún uso (como lo son claramente nuestra actividad de remo, el de la Federación de Pesca, el de impedir que la vegetación reste espacio al cauce, el higiénico de diluir en más cantidad de agua los vertidos indeseados al río, e incluso el estético y paisajístico, impidiendo que se vean los restos y que el río vaya sin apenas agua en estiaje), suelen aprobar los proyectos de reparación de las presas, otra cosa es que se remita el proyecto diciendo que es una presa sin ningún uso.

Por otra parte también se va a remitir al Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, y todos sabemos la postura que normalmente este Departamento toma en estos asuntos, no son en general favorables a las presas, y nosotros defendemos que está presa en concreto sí tiene usos, el recreativo por parte de nosotros, otros deportistas y ciudadanos, además de otros usos como el paisajístico, estético, higiénico, y el de evitar que la vegetación de orilla se coma el cauce del río, y ocasionando futuras inundaciones en suelo urbano, usos que bajo nuestro punto de vista se debieran valorar.

En las citadas reuniones se habló a modo de fábula, según nuestro entender, sobre supuesta ecología, sobre el papel del hombre en la naturaleza, de como supuestamente, y bajo el punto de vista medioambiental debieran ser los ríos en general, etc. ámbito que claramente nos supera, ni para lo que estamos capacitados, pero que ahora vemos como una utopía el pensar que van a desaparecer todas las presas, haciendo llegar los supuestos beneficios al tramo de 700 mts. del Arga en Pamplona en concreto, como lo demuestra el hecho que después de un año desde la rotura, todavía no se ha producido ninguno.

La conclusión que nos da, y ojalá nos equivoquemos, que se está buscando excusas para no resolver un problema (para nosotros muy importante pues afecta a la viabilidad de un deporte olímpico en Navarra), haciendo responsables a otros estamentos de las negativas consecuencias que está no reparación nos va a traer.

Ya llevamos más de un año sin poder remar en el Arga, y hoy por hoy no tenemos conocimiento de ninguna solución a nuestra situación, estando ante un nuevo engaño por parte de nuestro Ayuntamiento, que publica por segunda vez una nota de prensa, anunciando que van a proceder a arreglar la Presa de Santa Engracia, cuando en realidad no tienen ninguna intención, salvo la de engañar y manipular a la opinión pública.

El Cuatripartito Municipal cierra una opción de ocio saludable para nuestros jóvenes, permitiendo que desaparezca de Navarra un deporte olímpico, al no reparar una presa medieval, de las seis que tenemos en Pamplona, que con sus 700 años de antigüedad, ha evitado problemas en el cauce de Pamplona, y todo esto, por el gusto, y capricho personal de «cuatro» políticos, que en vez de servir al ciudadano, y atender a sus demandas, aprovechan el poder para hacer lo que quieren, y lo que les gusta.

Se amparan en un grupito de supuestos ecologistas, que basándose en supuestos beneficios para la fauna, (cuando la realidad se ha demostrado su desaparición), los supuestos beneficios por el trasiego de sedimentos, (cuando en realidad no existe tal, pues siguen existiendo varias presas aguas arriba, y abajo de la citada presa), de la supuestos beneficios para la desaparecida fauna con la creación de un bosque de galería, que en realidad lo único que consigue es restar cauce al río, aumentado el riesgo de inundaciones, (ellos defienden lo contrario partiendo de unas directrices europeas, que no tienen nada que ver con las características físicas de esta presa en relación con su altura, y del régimen hídrico de este río, como lo demuestra que éstas inundaciones en Pamplona, se han producido en el único tramo “naturalizado” del río, en la zona de San Pedro, (donde se han tenido que colocar motas), para evitar éstas avenidas del Arga, (desbordamientos que los “supuestos ecologistas” ven como algo normal para un río naturalizado), no así los vecinos que vivimos en suelo urbano de Pamplona.

Siendo lo más grave, que parte de un “cuatripartito”, que “vende” la defensa de la opinión, foros y concejales de barrio, y participación de sus vecinos, pero que en este caso, desoye la opinión de más 6.000 vecinos que han solicitado su reparación.

CLUB NÁUTICO DE NAVARRA Alberto Garaicoechea Presidente.

Yo no lo tiro

"

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.