Últimas noticias

Una experta en coeducación recuerda que el sexo no debe determinar los juguetes

En la web municipal www.pamplona.es puede descargarse el cartel de la campaña y leer textos de personas expertas sobre regalos e igualdad

Pamplona, 28 de diciembre

La experta en coeducación Marian Moreno Llaneza plantea, dentro de la campaña “La igualdad se aprende. ¡Regala Igualdad!” organizada por el Ayuntamiento de Pamplona, que ser niño o niña no debería ir unido a diferentes juegos.

Asimismo añade, que se aprende jugando y que los juegos y los juguetes son medios para enseñar a ser personas y a compartir responsabilidades.

Este texto, al igual que el cartel de la campaña y el vídeo, puede verse en la página web municipal www.pamplona.es.

En la portada se ha creado un enlace bajo el título ‘Regala igualdad’. Por primera vez el Consistorio pamplonés ha impulsado este año una campaña de comunicación navideña para sensibilizar sobre la importancia de que los regalos contribuyan al aprendizaje de la igualdad y sobre la importancia que tiene también en estas fechas compartir tareas y responsabilidades.

El objetivo la publicación de los textos y de la campaña en general es poner de relieve que educar a las niñas y a los niños atendiendo a sus diferencias no significa hacerlo de acuerdo a estereotipos sexistas, exigiéndoles distinto según su sexo, sino que significa facilitar y potenciar desde las cualidades de cada menor su desarrollo pleno y sin limitaciones.

De este modo, el Consistorio quiere sensibilizar a la ciudadanía sobre la importancia de tener en cuenta que juegos, juguetes, libros o cualquier otro regalo puede contribuir al aprendizaje de la igualdad. Al mismo tiempo, apuesta por difundir modelos igualitarios en los hogares para compartir tareas y responsabilidades durante las fiestas.

La imagen de la campaña está protagonizada por figuras típicas de la Navidad como son el Olentzero, Mari Domingi y los Reyes Magos. Aparecen entre juguetes y haciendo tareas domésticas de forma conjunta como planchar, ordenar ropa o recoger platos. De esta manera muestran que las tareas de la vida cotidiana también forman parte de su responsabilidad además de repartir los regalos.

Cuestionarse por qué la cocinita para la niña y el balón para el niño

Marian Moreno Llaneza comienza su texto señalando que “ser niña no significa que llevemos una escoba o una cocinita pegada al cuerpo y ser niño no significa tener pegado al cuerpo un balón o una pistola de matar” y que “la igualdad se aprende y se regala, porque durante demasiados años nos han regalado desigualdad”.

Asimismo, recuerda que “la infancia es una etapa profundamente creativa, los juguetes no pueden encasillarnos limitando esa capacidad de crear, sino deben abrir la mente para llegar a ser personas adultas felices y más libres. Libres de ataduras de género, libres de estereotipos viejunos que nos encierran y nos dividen. Libres, al fin y al cabo, para ser personas completas con las mismas posibilidades en la vida”.

En el mismo sentido incide en que “la responsabilidad de la igualdad está en las familias, en la escuela, en los medios de comunicación, en las autoridades y también, aunque no se hable tanto de ello, en las empresas. Exijamos, por lo tanto, desde todos los ámbitos, desde todas las partes que nuestras hijas e hijos no sean bombardeados con etiquetas que constriñen su carácter y su personalidad. Y la mejor manera de exigirlo es siendo consumidores y consumidoras responsables y haciendo que no haya demanda de juguetes sexistas, que los juguetes no tengan género para que las generaciones posteriores aprendan la igualdad. Lo único que tiene de femenino una plancha es el género gramatical, lo único que tiene de masculino un tirachinas es lo mismo”.

Por ello, anima a regalar igualdad y salir “de siglos pasados porque las enseñanzas sexistas que hemos recibido nos han llevado a una sociedad en la que una de sus mayores lacras es la violencia contra las mujeres sostenida por la desigualad aprendida. Construye una sociedad justa, igualitaria y feliz desde ahora, con lo que tenemos más a mano, con los regalos que estamos pensando para nuestra gente querida. Unámonos, como ciudadanía crítica que mira al futuro, para terminar con todo vestigio de sexismo y de discriminación. Estamos a tiempo de enseñar mejor de lo que nos enseñaron y de seguir jugando en igualdad con el niño y la niña que todo el mundo lleva dentro. En nuestras manos está ¿te animas a regalar igualdad?”

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.