Últimas noticias

Una exposición de la Universidad de Navarra recoge los inicios del arte español de vanguardia en la posguerra

La muestra se centra en la creación de la Escuela de Altamira y la influencia del escultor alemán Mathias Goeritz

Pamplona-Iruña, 31 de octubre de 2019

La Escuela de Arquitectura y la Biblioteca de la Universidad de Navarra han presentado en una exposición los entresijos que llevaron a la creación de la Escuela de Altamira, un hito en la renovación del arte español de la posguerra y pionera en el uso del lenguaje abstracto en las diversas manifestaciones artísticas. Una de las propuestas más importantes de esta corriente artística fue la integración de las artes en la arquitectura.  

El Archivo de la Universidad pone a disposición del evento el fondo personal donado por Pablo Beltrán de Heredia, que fue secretario general de la Biblioteca de Santander y uno de los principales impulsores de los cursos de verano de la Universidad Menéndez Pelayo. A Beltrán de Heredia se le considera uno de los promotores de la vida cultural en la capital cántabra junto con el poeta y crítico Ricardo Gullón, el pintor Pancho Cossío, el escultor Jesús Otero o los poetas José Hierro y Julio Maruri, entre otros. 

La muestra, que se puede ver hasta el mes de diciembre en el vestíbulo de la Biblioteca, se estructura en tres bloques: la vida cultural en Santander; la Escuela de Altamira y la influencia del escultor alemán Goeritz. En el primer bloque se pueden contemplar dibujos para el diseño de la bandera de la Universidad Menéndez Pelayo, cartas sobre la preparación de los primeros cursos de verano, dibujos, poemas manuscritos de Hierro, Maruri, Gerardo Diego o Vicente Alexandre; y también bocetos y cartas de Goeritz para la reconstrucción de Santander después del incendio que destruyó la ciudad.

La exposición viaja hasta los veranos de 1948, 1949 y 1950 y cuenta la amistad entre Beltrán de Heredia y Mathias Goeritz. El descubrimiento de las pinturas rupestres supone una revolución interior para el artista alemán que apuesta por impulsar una nueva escuela de arte. Será en 1948 cuando surja la Escuela de Altamira. En la influencia de la Escuela de Altamira se enmarcan las dos semanas de arte de Santillana del Mar, a final de los veranos del 49 y del 50, impulsadas por Goeritz, Gullón y Beltrán de Heredia y que reúnen a artistas y críticos para generar “una nueva dimensión social del arte”. La exposición recoge desde el primer cartel publicitario de las cuevas de Altamira, las notas del programa de la semana del arte y documentación sobre diversas iniciativas de Goeritz en España.

El acto de inauguración ha estado presidido por el director de la Escuela de Arquitectura, Miguel Ángel Alonso; el de Biblioteca, Víctor Sanz; la subdirectora del Archivo, Inés Irurita; y el comisario de la exposición y profesor de la escuela, Héctor Devesa. “La posguerra española trajo consigo un cambio en la mirada y en el entendimiento del arte y la arquitectura. Fue una época de reconstrucción en la que la mirada especial de la Escuela de Altamira hacia el arte primitivo, hacia lo más básico de la expresión artística humana, contribuyó enormemente al despertar de la modernidad”, ha explicado Miguel Ángel Alonso. Por su parte, Héctor Devesa ha destacado que la Escuela de Altamira  “constituye la primera autoridad en España en lo referente a la integración de las artes en la arquitectura”. El acto ha finalizado con una visita a la exposición, guiada por el propio Devesa.

Sé el primero en comentar

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.