Un policía nacional de Zaragoza salva a su compañero de turno de una inminente asfixia por atragantamiento

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

 Un Oficial de Policía de la Jefatura Superior de Policía de Aragón salvó la vida de un compañero que se había atragantado con un trozo de comida y le estaba obstruyendo las vías respiratorias.

Todo sucedió el pasado 22 de marzo sobre las 12:00 horas, cuando un operador de la Sala CIMACC 091 que estaba almorzando, se atragantó con un trozo de comida lo que le impedía respirar. Fue su compañero el que sin dudarlo se abalanzó sobre él, al ver que comenzaba con signos de cianosis, y le practicó la maniobra de primeros auxilios Heimlich durante dos minutos hasta que consiguió expulsar ese objeto que le obstruía las vías respiratorias. 

El Jefe de Sala solicitó la colaboración de los Servicios Médicos propios de la Jefatura para asistir y valorar la salud del agente comprobando que sus constantes vitales eran correctas. 

La maniobra de Heimlich o compresiones abdominales, es un procedimiento rápido de primeros auxilios para tratar para desobstruir el conducto respiratorio el cual puede estar bloqueado por trozos de comida o cualquier otro objeto. Sólo debe usarse cuando la obstrucción de la vía aérea es grave y la vida está en peligro. Si la persona que se asfixia puede hablar, toser con fuerza o respirar adecuadamente, no se requieren este tipo de intervenciones.

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN